La lactancia, el paraíso de mis gemelos PARTE I

Tenía muchas ganas de escribir y contar todas mis anécdotas en todo el proceso de mi lactancia, cuando busqué información no encontré casi nada…días y noches buscando si había alguna mami que había podido dar de lactar a sus múltiples, hasta que me topé con dos máximo 4 páginas de España donde algunas madres contaban sus experiencias con la lactancia. Solamente quería encontrar a alguien para poder sentir que yo también podría.

Necesitaba con ansias encontrar una luz que me llenara de esperanza y eso es lo que me gustaría ser para ustedes. Que en mi blog y en lo que escribo también encuentren una luz de esperanza como la encontré yo para poder seguir.

El apoyo entre madres es fundamental.

La experiencia más grande de mi vida, la que me unió más a mis preciados tesoros, sí la lactancia bendita lactancia que me permitió alimentar a mis gemelos y darles lo mejor de mí.

Son 15 meses  que tenemos la lactancia ya establecida, y quería dividirlo en 3 partes para que sepan cómo es la lactancia en una  mamá múltiple como yo, en mi caso con mis gemelos!

Cómo les comenté tuve un parto muy complicado, por mi más que por ellos. Mis guerreros nacieron con buen peso 2 kilos 500 y 2 kilos 600 cada uno, nada mal para ser dos. Hubiera querido recibirlos en mis brazos para darles el mejor recibimiento que una madre espera dar, pero no fue posible. Entré a la sala de operaciones con la presión elevada, preclamsia y  perdí 5 litros de sangre en pleno parto, lo único que pude hacer es asegurarme con todas mis fuerzas que ellos ya estaban en este mundo conmigo, pues sólo escuché bebé 1 peso: 2, 500 sexo : masculino y su pequeño llanto, enseguida al otro bebé también y eso fue todo lo que pude aguantar pues perdí el conocimiento, pero feliz porque ya estaban mis pequeños retoños conmigo. Los escuché al nacer y fue lo más hermoso, el sonido más precioso que mis oídos han podido escuchar.

Yo estaba desesperada por tenerlos en mis brazos y al mismo tiempo me moría de nervios, una parte de mi deseaba esperar un poco más para estar mejor, poder moverme, cargarlos y asegurarme de que todo estaría bien.  Tras 3 días medicada, sí, 3 días después recién pude ver a mis hijos. Me trajeron primero a  bebe1 en plena madrugada pues decían que no quería recibir la leche que le daban.

Y cuando me lo trajeron, lo único que hice fue pegarlo a mi pecho y mi precioso bebé empezó a succionar la leche, sólo quería tenerlo en mis brazos  y alimentarlo. Llegó como a la 1 am de la mañana un 4 de octubre del 2014 fue la primera vez que lo pegué a mi pecho a uno de ellos,  y al medio día llegaba su hermanito listo para estar en brazos de mamá y poder tomar si tetita, y desde entonces  sin horarios, sin tiempos…sólo nos dejamos llevar los por este lazo de amor llamado; lactancia materna.

Les confieso que me sentí tan mal  de no poder  tener ese primer contacto piel a piel con ellos y que tuvieran que pasar 3 días para poder alimentarlos, no me permitieron poder sacarme la leche, mi condición fue complicada y debía de restablecerme para poder atenderlos, pero  cada vez que veía a otras  mamis a mí alrededor con sus bebes no podía evitar sentirme un poco mal, dentro de todo le agradezco muchísimo a Dios, que ellos a pesar de ser prematuros, nacieron sin ninguna complicación.

Prácticamente salí de alta por extorsionar a la doctora, dada mi condición mi presión seguía elevada y había que controlarla todo el tiempo, esa fue la condición para poder salir. Al llegar a casa luego de una semana y dos días en la clínica, comenzaba lo bueno para esta pequeña familia de 4. Llegábamos a casa un sábado por la tarde y su papá debía viajar a Berlín al día siguiente  toda una semana, me daba un miedoooo terrible de tan sólo pensar que sólo estaría yo a cargo.

Una mezcla de sentimientos al llegar a casa se apoderaron de mi,  recordar que en unas horas se iría su papá y sólo estría yo con ellos, entre miedo, inseguridad, pánico, …que me dejaron congelada unos minutos en los que  justo estaba dando de lactar a uno de mis bebés…sentí que no podría con esto. Era demasiada responsabilidad…no sé cómo haría para alimentarlos a los dos, cambiarlos, dormirlos…etc

Para colmo de males los bebes no se engancharon bien en sus primeras tomas y lo hicieron desde el pezón haciéndome una herida en uno de los pezones y me sentí muy mal pensé que no podría seguir con esto, me dolía, no lo estaba disfrutando y la frustración empezaba a apoderarse de mi…al igual que las voces de las personas diciéndome,¨ mejor le das fórmula¨, ¨cómo vas hacer con los dos? Si lo normal es que un bebé tome dos tetas, tus hijos van a tomar una tetita cada uno, se van a morir de hambre¨! ¨Se van a quedar de hambre¨, ¨no vas a poder dormir! ¨no vas a tener vida, de ahí nos va sa trabajar? ¨ y un sinfín de comentarios…que hacía casi inclinarme a intentar con la fórmula pero mi instinto y mis ganas más lo terca que soy pudieron más!!!…tenía fe que sí podría, sólo necesitaba un empujón, una voz… y ahí estaba. La amiga de mi mamá estuvo acompañándome ese mismo sábado mientras me tomaba  la presión en casa para controlarme y escuchó mi llanto y todo lo que estaba pasando..su voz cálida y fuerte me dio mucha seguridad. Conversamos y me dijo que no me rinda, vamos tú puedes Kati, con tranquilidad intenta así, asá…y ahí estaba yo..retomando con paciencia y dejándome llevar de nuevo.

Lo dijo con una seguridad que esas palabras me dieron la fuerza suficiente para continuar…sabía que estos días serían duros y que poco a poco la herida del pezón iría sanando. Había que ser fuerte…para poder llegar al objetivo, disfrutar de mi lactancia.

Al día siguiente su papá viajaba y si no hubiera estado mi mamá a mi lado, hubiera sido más difícil. Me dio su amor, su apoyo y las dos nos pusimos en acción. Lo primero fue tener mi libreta para apuntar todas las cambiadas de pañal y las veces que lactaban para no confundirme y dejar a uno de ellos sin comer. Ja, es enserio..puede pasar! El primer mes tuve una ligera confusión de quién es quién (ya lo contaré más adelante! :D)
Un almohadón es básico donde puedas colocarte uno por uno y a la vez poco a poco pueda colocarte a los dos.
Así empezamos nuestra travesía de la lactancia, con un poco de miedo pero con toda la paciencia del universo. Después de su primera semana de vida, papá estaba de vuelta, llegó y enseguida aprendió a cambiar pañales, cargarlos y pasearlos en brazos todo el día y toda la noche.
Nuestros 2 primeros meses fueron muy agitados, no puedo negar que había mucho estrés y mucha tensión por momentos, sobre todo el primer mes. Limpiarles los ombligos con miedo a que se infecten, cuidar como los vas a echar sin miedo a que se puedes atorar, asfixiar y la muerte súbita. Los bebés se la pasaban prendidos a mis senos, se la pasaban mamando all day all night, dormían unas dos horas y felizmente al mismo tiempo al menos y yo con ellos. No me aventuré a darles el pecho a la vez al comienzo por miedo a que se me caigan y porque no siempre tenía cerca a alguien para ayudarme. Mis grandes soportes fueron su padre, mi mamá, mi suegra que hacían postas para acompañarme ya que en ese entonces su papá tenía un horario de madrugada complicado, aún así lo primero q hacía al llegar a casa era ver a sus Franquitos; atenderlos y darles todo su amor.
Recuerdo que no dormí más que dos horas por días sin mentirles..estaba extenuada, muy cansada…hay días que nos levantábamos sin dormir viendo cómo amanecía cada uno con un bebé en brazos porque a veces lloraban y su papá de amanecida paseaba a uno mientras yo daba de lactar. Y de pronto llamábamos a su mamá o a la mía pidiendo ayuda porque ya no jalábamos más…queríamos al menos una o dos horas para dormir. Muchas veces quise tirar la toalla, me entraban ganas de llorar, me estresaba y pensaba que no podría. Luego me calmaba, los miraba y en esas miradas encontraba las fuerzas para seguir adelante. Mi mayor deseo era poder alimentarlos con mi leche, me llenaba de fuerza y así fuimos avanzando.

En los primeros meses es importante contar con el apoyo de tu pareja de la familia…para una mamá mútliple es súper importante sentirse apoyada. Mi mamá y mi suegra hacían postas para acompañarme mientras su papi trabajaba.

 Sólo me dediqué a ellos…igual en esos meses por la cesárea y la herida no podía moverme mucho, yo restringí las visitas, no recibí a nadie porque este momento era muy especial y porque quería dedicarme sólo a ellos…aprender con calma como hacer las cosas.

Afuera los mitos, que después de una cesárea, de perder sangre, de tener un útero que no contraía, de tener muchas cosas más que me pasaron durante todo este tiempo SÍ SE PUEDE!

Sólo es cuestión de estar informadas y sobre todo no rendirte!

Escuchar tu voz interior y tu instinto de madre.

1426388_10153429351995790_1137273848_n 1467224_10153459678225790_904764704_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s